27/4/14

Paradoja

Abandonado a la paradoja de su vida, resolvía los problemas matemáticos más complejos, con el desbordante talento que lo convertía en un genio. Fuera de su oficina, su vida se gobernaba por el caos y la incertidumbre. Sus propios problemas no tenían solución.

Un día, decidió cambiar el orden de las cosas. Se lanzó en la búsqueda de aquello que lo haría profundamente feliz.

Desde ese entonces, se dedicó a resolver los problemas matemáticos más complejos, con el desbordante talento que lo convertía en un genio.