4/5/09

Ese otoño

Era un paseo como el de todos los lunes.
Hacía frío. Usábamos bufandas.
Me acuerdo que me llevabas de la mano,
yo tan chico, tanto que me da nervio pensar en lo del tiempo,
eso mismo, que pasa rápido, que vuela, como las nubes,
como mi infancia,
como tus ojos brillantes y la vida en tu cuerpo,
y jugaba saltando sobre las hojas,
tan tierno,
y tu tan paciente, tan maternal, sonriendo como nadie supo.